Reclamación de deudas

Yo siempre le aconsejo a mis clientes que las deudas hay que reclamarlas formalmente al mes siguiente del vencimiento de la misma, desde ese momento entran en juego diferentes factores, la casuística es muy alta, el grado de confianza que se tenga con el deudor, la cuantía de los trabajos realizados, los trabajos futuros…etc.

 

Desde mi experiencia, cuando tienes que pedir que te paguen “mal vamos”, por supuesto que se puede dar margen, pero dicho marguen no puede ser demasiado grande, se puede caer en la tentación de “caer en el olvido” y el deudor se puede crear una expectativa de que la deuda no es importante para ti y quedarse en el cajón.

 

Lo primero que aconsejo, que es lo más barato, es él envió de un Burofax requiriéndole al pago formalmente, desde ese momento el deudor sabe que quieres cobrar ya, y que el que no lo llames todos los días para recordarle que te pague no es sino un traslado del problema a tu Abogado, el cual, yo, le daré un plazo para pago.

 

Lo segundo, transcurrido dicho plazo, y no habiendo pagado el deudor, se instará en el Juzgado el inicio de Proceso Monitorio, esto sigue siendo barato, una vez notificada la demanda al deudor, tiene un plazo de 20 días para oponerse, si no se opone al Monitorio tendremos título ejecutivo para instar Demanda Ejecutiva, la cual irá directa a embargar el patrimonio del deudor, ya no solo por la deuda contraída, además se tendrán que sumar los costas del procedimiento, lo cual, incrementará la deuda considerablemente,  lo bueno de la orden de ejecución es que no caduca, este detalle hará, que si no tiene capacidad económica en ese momento, cuando la tenga se le embargará.

 

Si hubiera oposición al monitorio, este procedimiento se transformará, según la cuantía, a Juicio Verbal o bien a Ordinario, en estos supuestos, una vez transcurridos los tiempos de los mismo, tendremos Sentencia y habrá título ejecutivo, como he dicho antes, se instará ejecución.

 

En resumen, no dejen de reclamar las deudas lo antes posible, para adelantar los tiempos judiciales, como ya se sabe, los Juzgados no van a la velocidad deseada.